¿Cuándo acudir a terapia?, ¿Cuándo acudir a un psicólogo?

Son cada vez mas las personas que no se dejan llevar por los prejuicios hacia la psicología y la terapia y acuden a consulta, como una respuesta de responsabilidad y auto cuidado hacia si mismas, en un momento de sufrimiento, dolor, crecimiento personal, incertidumbre o muchos otros motivos, dependiendo de cada persona. Algunas personas, por otro lado, tienen asociado que ir a terapia es signo de debilidad y/o vulnerabilidad. Bien sea por que es lo que han oído, prejuicios o experiencias de otras personas. Acudir a terapia es un signo de responsabilidad y compromiso con nuestro auto cuidado. Cuando hay sufrimiento, incertidumbre, pensamientos obsesivos, emociones desagradables que nos desbordan u otras situaciones, es importante hacerse cargo de ello y ocuparse. En el apartado Psicología y Psicoterapia de la web te lo explico, qué es la psicoterapia, para qué sirve y cómo puede ayudarte. Hay algunos mitos y creencias extendidas sobre la terapia, de los que hablaremos en próximos artículos, pero en concreto, me gustaría destacar uno, “si no estoy tan mal no es necesario”. Y yo te pregunto:  

¿Esperas a que te de un infarto al corazón,

una neumonía o un músculo desgarrado

antes de ir al especialista médico?

o

¿Te ocupas de ello, acudes al especialista y

empiezas un proceso para ayudar a

sanarte?

  Cuando observas los primeros síntomas y te das cuenta de ellos, un dolor en el pecho, tos, fatiga, dolor muscular, te pones en marcha y te ocupas de tu bienestar físico. Por lo que, a través de este artículo, me gustaría compartir contigo, la importancia de, además de cuidar el bienestar físico, te des la oportunidad de dedicarle un espacio y tiempo a tu bienestar psicológico y emocional. Vamos a ver una serie de razones o situaciones por las que acudir al psicólogo. No se trata de obligar a nadie a que acuda a terapia, ya que eso seria totalmente contraproducente para el proceso, pero si creo interesante exponer y compartir diferentes situaciones en las que sería recomendable empezar un proceso de psicoterapia.  

11 Motivos para acudir a un Psicólogo

 

  1. Se repite una situación en tu vida una y otra vez con el mismo resultado

“Esto no cambia y me siento igual de mal”. Las personas utilizamos las herramientas aprendidas y que nos han enseñado para afrontar una situación. En ocasiones estas formas de afrontar situaciones, se repiten una y otra vez de manera automática, como un patrón para afrontar situaciones, del que no somos conscientes. Terminando como resultado en sentirnos culpables, tristes, indefensos, incomprendidos…. La psicoterapia puede contribuir a que tomes consciencia de esos patrones automáticos que se repiten y redecidas, según como tu creas y sientas, afrontar la situación que estas viviendo, con los nuevos recursos desarrollados en terapia y los nuevos que iras descubriendo sobre ti durante el proceso.

  1. Le das vueltas a un pensamiento o una idea de manera obsesiva

Cuando aparece una situación que amenaza la estabilidad de la mente, la respuesta natural es pensar, para buscar una manera de recuperar esa estabilidad. Hay ocasiones, en las que damos vueltas y vueltas a un pensamiento, de manera circular llegando a la misma conclusión y que generalmente suele causarnos sufrimiento, tristeza o desesperanza. El pensar más sobre un asunto de nuestra vida, no hará que lo resolvamos antes ni mejor, de hecho, nos generara más tensión mental y emocional. En psicoterapia se trabaja el desarrollo de una manera adaptativa y saludable para gestionar tus pensamientos y así poder desengancharte cuando te quedes dando vueltas. Además de enfocar tu energía mental de manera eficaz y eficiente con respecto al asunto que este pensando.

  1. Has perdido el disfrute de las cosas y te sientes bajo de motivación y energía

En algunos momentos de la vida, puedes dejar de disfrutar de las cosas que antes te producían placer y bienestar y sentirte sin ganas de hacer nada. Perdemos el disfrute de la vida y afrontar el día a día se vuelve un sobreesfuerzo y nos vemos sin energía ni ganas. Por mas que queremos intentarlo, no encontramos la motivación y fuerza que nos ayude a ponernos en movimiento y nos quedamos en estado de indefensión y en ocasiones aislamiento. En estos casos, acudir a terapia puede ser interesante para ver que esta sucediendo y que te ha llevado a perder el disfrute, la motivación y las ganas. Y desde ahí, poco a poco empezar a reconstruir tu bienestar, disfrute y motivación.

  1. Te desbordan tus emociones y te cuesta gestionarlas

Toda emoción cumple una función y nos trae un mensaje para que aprendamos. Hay algunas ocasiones donde debido al número y/o la intensidad de las emociones que estamos experimentando, nos desbordan y no somos capaces de afrontar esas emociones, llegando a bloquearnos o a explotar. La inteligencia emocional, es la capacidad que tenemos las personas para gestionar y comprender nuestras emociones y las de los demás. En psicoterapia trabajamos la inteligencia emocional, para que puedas aprender a gestionar tus emociones de manera saludable y así poder fluir y aprender de ellas, experimentando el disfrute de sentir una emoción.

  1. Tienes dificultades en gestionar tus relaciones sociales

Hay determinadas relaciones que nos cuestan gestionar y que nos generan sufrimiento, sintiéndonos culpables, tristes, rechazados o incluso nos damos cuenta de la dependencia que tenemos con esa relación y a veces incluso estamos por “obligación”. Tomar conciencia de los patrones desde los que nos relacionamos y aprender una manera saludable de estar y relacionarnos en esa relación, podremos trabajarlo en terapia, para que consigas disfrutar de tus relaciones.

  1. Se da en tu vida un cambio vital

Las personas experimentamos grandes cambios en determinados momentos de nuestras vidas. Ya sea empezando por los cambios vitales, la niñez, la adolescencia, la etapa adulta, la vejez o incluso preparase para morir, cómo cambios de trabajo, lugar de residencia, maternidad y/o paternidad, un nuevo trabajo o un reto. Y esto muchas veces puede generarnos estrés y/o ansiedad. Acudir a terapia puede ayudarte a ir integrando poco a poco esos cambios y adaptarte al ritmo a que necesites. El cambio es un proceso, lleva su tiempo y desarrollar estrategias y habilidades para fluir con ello podrá ayudarte a afrontarlo mejor.

  1. Te sientes inseguro y con baja auto estima

La seguridad en uno mismo, en tus propias habilidades, en tu capacidad de afrontar la vida, en tus hábitos de auto cuidado emocional, son elementos claves para el desarrollo del bienestar psicológico y tener una relación saludable con uno mismo. Hay otras ocasiones, donde dudamos constantemente de nuestras capacidades, no nos creemos merecedores, nos sentimos menos que los demás o nos machacamos. En terapia trabajaremos para conectar con tu confianza y poco a poco desarrollar una autoestima saludable que nos permita valorarnos, querernos, tenernos en cuenta y apoyarnos.

  1. Experimentar un proceso de duelo

La perdida de un ser querido, una situación que me gusta, un trabajo donde me siento reconocido, una pareja con la que disfruto, un proceso largo de enfermedad, son pérdidas que viviremos a lo largo de nuestra vida y en ocasiones, nos quedamos estacados en esa pérdida y no sabemos como seguir hacia delante. Un proceso de duelo es algo normal y natural, que en ocasiones puede necesitar de acompañamiento profesional, cuando uno no sabe como hacerlo solo o le cuesta seguir adelante.

  1. Sientes vacío e insatisfacción vital

Pasan los días y sigues sintiendo la sensación de vacío y que te vida no te satisface. Vives de pasada, en modo automático sin sentirte realizado y pleno con la vida que llevas. Te cuesta encontrar el disfrute a las cosas que haces y tus ganas de vivir cambian. En terapia podremos trabajar la insatisfacción e identificar nuevas situaciones y desarrollar otras maneras de enfocar la realidad que vivimos, contribuyendo así a una mayor satisfacción vital.

  1. Atraviesas una crisis personal

Toda persona va a vivir en su vida algunos momentos de crisis, donde todo aquello que conocemos se desvanece y nos enfrentamos ante la incertidumbre de la vida. No saber que va a pasar, que va a ser de nosotros, si esta situación tendrá fin, son situaciones que experimentaremos en nuestras vidas y que a veces pueden bloquearnos, entrando en un estado emocional de estrés y ansiedad sin saber que hacer. En terapia podemos trabajar el proceso de crisis que estas viviendo y re enfocarlo de una manera que te permita vivirlo de manera resiliente y crecer como persona.

  1. Quieres crecer como persona

El crecimiento personal es un camino que dura toda la vida. Tomarnos el tiempo para observarnos, analizar, aprender, ajustar y acompañarnos durante es proceso. El primer paso para crecer es mirar hacia dentro, es decir, el autoconocimiento, para desde esa coherencia, empezar a relacionarnos con lo externo. Un proceso de psicoterapia no esta exclusivamente orientado a personas que sufran o quieran cambiar su situación, también puede ser indicado en personas que quieran crecer, conocerse y mejorar. Estas 11 situaciones son un resumen de la cantidad de posibilidades y motivos que existen por los que acudir a terapia. Puede haber muchos otros como son las adicciones, dependencia de personas, disfunciones sexuales, dificultad al tomar decisiones, dificultad en decir que no, insomnio, problemas con la comida, estrés, ansiedad etc… Te animo a que, si te has sentido identificado con alguno, te plantees si la psicoterapia podría ser una opción adecuada para afrontarla y beneficiarte de lo que puede aportarte. Cómo vimos al principio del artículo, ir a terapia es un acto de responsabilidad y compromiso con el bienestar y la mejora de uno mismo. Si te ha gustado el artículo te animo a que compartas con quién creas que puede ayudarle y a que dejes un feed back. » Me doy cuenta que si fuera estable, prudente y estático, viviría en la muerte. Por consiguiente, acepto la confusión, la incertidumbre, el miedo, los altibajos emocionales, por que ése es el precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante.” – Carl Rogers. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies